A pesar de invertir en los mercados establecidos es una manera probada y verdadera para hacer negocios, que son increíblemente saturados, lo que resulta en alta competencia y bajos retornos. La mejor alternativa a este tipo de inversión radica en los mercados emergentes. Se trata de mercados en países que, a pesar de estar subdesarrollados, tienen las normas y un crecimiento económico suficiente para permitir inversiones beneficiosas.

Read This In English

 Emprendimiento Social en el Tercer Mundo

En el tercer mundo, los mercados emergentes suelen estar estrechamente ligados al emprendimiento social. A través de esta práctica, los empresarios financian, desarrollan e implementan soluciones a problemas sociales que afectan positivamente a la población nativa del país. Este artículo abordará este tema al mismo tiempo que proporciona ejemplos de emprendimiento social.

 

¿Qué es el Emprendimiento Social?

Ampliamente considerado como una nueva meca para el desarrollo económico, el emprendimiento social ha estado ganando cada vez más atención entre empresarios, emprendedores e inversionistas de todo el mundo. Actuando en diversos campos como la educación, la salud, el medio ambiente y el desarrollo en general, el emprendimiento social se esfuerza por crear transformación social a la vez que genera un ingreso saludable.

A través de la innovación y las prácticas empresariales modernas, el emprendimiento social construye organizaciones confiables y estables que son capaces de transformar las economías locales y los paradigmas sociales.

Aunque su objetivo suele ser el alivio de la pobreza, los mejores ejemplos de emprendimiento social también tienen como objetivo producir cambios positivos en las problemáticas situaciones sociales y culturales de las que padecen todos los países del tercer mundo.

Esto es sumamente importante considerando que la última cifra reportada por el Banco Mundial de la población mundial que vive bajo la línea de pobreza es de 902 millones de personas. Sin embargo, gracias a iniciativas como el emprendimiento social, se espera que ese número caiga a 700 millones en la próxima década.

Además de crear y operar organizaciones que generan beneficios de manera práctica y sostenible, los emprendedores sociales promueven cambios y desarrollo positivos para mejorar la calidad de vida en las sociedades en desarrollo. A diferencia de los modelos de inversión tradicionales, el emprendimiento social hace hincapié en lograr un cambio social sistémico a gran escala.

Para ello, utiliza nuevas tecnologías, técnicas empresariales y estrategias sociales para modificar los resultados de forma positiva. Con el objetivo de obtener resultados transformadores, también hace un punto de aplicar enfoques alternativos a procesos de otra manera tradicionales.

Sin duda, los mejores ejemplos de emprendimiento social son aquellos que se centran en la creación de valor social y/o ecológico sin perder de vista los aspectos financieros que los hacen sostenibles durante largos períodos de tiempo. Fundadas en un conjunto completo de valores, las empresas sociales trabajan a través de sectores y disciplinas para lograr sus objetivos finales.

 

7 Ejemplos de emprendimiento social

 

  1. Amul

Inicialmente establecida como una reacción a prácticas injustas de comercio de leche en la India, esta cooperativa láctea pronto logró crear fuentes regulares de ingresos para los productores de leche en el país. Para ello, la organización utilizó un modelo de tres niveles que más tarde se conocería como el “Modelo Amul”.

Afilia a una cooperativa lechera tradicionalmente estructurada tanto a un sindicato (a nivel de distrito) como a una federación (a nivel estatal). A través de este modelo de tres niveles, Amul puede producir alimentos a un excelente valor, mientras que la creación de puestos de trabajo más seguros y bien pagados para la población local.

 

  1. Sanergy

A menudo, los empresarios sociales terminan haciendo el trabajo importante que otras organizaciones simplemente no harán. Tal es el caso de Sanergy, una compañía de saneamiento sostenible que opera en Kenia.

Uno de los ejemplos de emprendimiento social más exitosos culturalmente en esta lista, Sanergy opera mediante la creación efectiva de una red de pequeños centros de saneamiento en todo el país. Simultáneamente a sus servicios de saneamiento, Sanergy recicla y convierte los residuos en subproductos como fertilizantes orgánicos.

 

  1. Sekem

Fundada en 1977 por el farmacéutico Dr. Ibrahim Abouleish, Sekem es una empresa egipcia que se centra en productos medicinales, herbales y gastronómicos. Con un compromiso con el desarrollo social, personal y ambiental, Sekem utiliza las granjas biodinámicas para asegurar un desarrollo sostenible que beneficie a las comunidades locales.

Además de proporcionar desarrollo económico, la compañía ha creado organizaciones arraigadas que ayudan directamente a las comunidades locales. Una de las más importantes es una escuela para niños pequeños que hace hincapié en la creatividad y el pensamiento analítico.

 

  1. Pro Mujer

Sin duda, uno de los mejores ejemplos de emprendimiento social es Pro Mujer. Actualmente, con una fuerte presencia en cinco países latinoamericanos, esta excelente organización se orienta hacia las micro financieras en vista del desarrollo económico de las mujeres desfavorecidas.

Ofrece servicios financieros, educativos y relacionados con la salud que tienen como objetivo mejorar la calidad de vida de las mujeres. Desde su fundación en 1990, esta empresa social ha ayudado a más de dos millones de mujeres en Argentina, Bolivia, México, Nicaragua y Perú.

 

  1. Alfombras de Jaipur

Actualmente operando desde Atlanta, Georgia, esta empresa ayuda a los artesanos en diferentes lugares de la India conectándolos directamente a los mercados globales. Nombrado después de la ciudad india en la que comenzó, Jaipur Rugs administra y gestiona la producción de revestimientos de suelo de alta calidad, distribuyéndolos en todo el mundo.

Fundada por el legendario NK Chaudhary en 1978, Jaipur Rugs se enorgullece de ofrecer alfombras de la más alta calidad, al mismo tiempo potenciar a los artesanos que los producen.

 

  1. Empresa de Viajes para Mujeres Ladakhi

Creada con la intención de elevar tanto a las excursionistas como a las guías de viaje, esta maravillosa empresa social apunta a la iluminación cultural y ecológica con énfasis en el empoderamiento femenino. Cooperando con la población local, la Empresa de Viajes para Mujeres Ladakhi ofrece a los turistas con excursiones ecológicas, educativas, caminatas, y “homestays”.

 

  1. Semilla Nueva

Entre los mejores ejemplos de emprendimiento social se encuentra Semilla Nueva, una empresa socialmente orientada que ayuda a los agricultores locales a través de la experimentación y la implementación innovadora de nuevas tecnologías agrícolas en Guatemala.

Estas tecnologías difieren de las tradicionales en su sostenibilidad y reducen el impacto ambiental. Además, Semilla Nueva se esfuerza por mejorar la calidad de las prácticas agrícolas guatemaltecas, aumentando los valores nutricionales y los resultados económicos de sus productos.

Sólo a partir de estos ejemplos de emprendimiento social, se puede concluir que esta práctica está en aumento. Sirve a un propósito que es doble: ayudar a la gente en los países en desarrollo mientras que aprovecha las economías emergentes que son capaces de producir beneficios importantes. Si disfrutó de este artículo, ¡comparta con compañeros de ideas afines!

 

Pin It on Pinterest

Share This